COWORKING. UNA NUEVA FORMA DE TRABAJAR

Un espacio de coworking es un lugar donde los trabajadores comparten oficinas y lugares comunes aunque no trabajen en la misma empresa. Ahí se unen para trabajar en un mismo espacio, aportándose valor mutuamente a través de las relaciones que se van generando.

Está destinado a quienes tienen un trabajo independiente o un equipo chico de trabajo y buscan un lugar donde tener una oficina y un escritorio donde realizar sus tareas, que no sea en su casa ya que a veces el home office, pasa a mezclar la vida laboral y la personal y esto a veces puede traer inconvenientes.

De esta manera, pueden recibir a sus clientes, dar un teléfono, un domicilio y un horario comercial diferentes de sus datos personales y participar de un ambiente o clima de trabajo. Así, se dará una imagen más profesional a la hora de reunirse ya que tener una reunión con un potencial cliente en el living de tu casa, no es lo mismo que tenerla en una sala de reuniones formal.

Estos espacios suelen incluir:

  • Lockers
  • Espacios comunes
  • Wifi y telefonía
  • Salas de reunión
  • Centro de impresiones
  • Muebles de oficina

Esta alternativa, también responde a la necesidad económica, ya que se minimiza la inversión que uno tiene que hacer a la hora de iniciar un negocio. Es más barato que alquilar una oficina y no requiere comprar muebles ni incluye garantías o gastos fijos de limpieza o electricidad.

Muchos practicantes, declararon que el coworking los ayudó a acelerar su crecimiento gracias al ahorro en el alquiler de oficinas y costos de mantenimiento como electricidad, internet, seguridad, limpieza, mobiliario y útiles para trabajar. Además de que consideran fundamental no tener que ocuparse de todo lo que ya está resuelto en esos espacios, es decir, pueden ponerse a trabajar sin demorarse en la estructura de la oficina.

Otro gran beneficio que tiene esta nueva forma de trabajar, es que compartís espacios con gente que no tiene tus mismas tareas y que pueden llegar a darte grandes ideas al tener una mirada diferente respecto de un tema. Por ejemplo, vas a la cocina a hacerte un café cuando ya estás cansado y no sabes por donde seguir con tu trabajo y te encontrás con alguien que te da una solución que nunca se te hubiera ocurrido.

La posibilidad de conocer a personas con inquietudes similares, generar contactos y hacer networking es otro de los aspectos valiosos a tener en cuenta. Las profesiones que predominan en esos espacios son diseñadores, editores de video, programadores y traductores donde la creatividad suele ser un factor común.

Podemos decir entonces, que el coworking genera un ambiente de ayuda en un espacio de trabajo agradable donde de gusto trabajar y así producir más. Nos da la razón el estudio de Felicidad y Productividad, de la Universidad de Warwick, ya que afirma que los empleados felices son un 12% más productivos.