CLAVES PARA UNA BUENA CAMPAÑA DE GOOGLE ADWORDS

Sin duda hoy es imprescindible “existir” digitalmente. Ya sea que tengamos una tienda online, un local en Once o realicemos algún trabajo de oficio en Zona Norte, ser visible en la web es algo que no se nos puede pasar. Y no se nos puede pasar porque estaríamos cerrándole la puerta a la herramienta de mayor alcance a posibles clientes que disponemos en la actualidad.

Antes de lanzarnos a crear nuestra campaña digital es de vital importancia tener un plan de marketing ya estructurado donde debemos saber cuáles van a ser los objetivos que queremos alcanzar y los recursos que tenemos para lograrlos. La campaña que configuremos no va a ser igual si nuestra meta es lograr branding de marca o si queremos generar conversiones para la venta de un producto, por ejemplo.

Google Ads es la plataforma publicitaria paga de Google que nos permite anunciarnos. Tiene una red de Búsqueda (lo que llamamos Search) que se conforma por sitios de búsqueda de Google; y una red de Display, que nos permite anunciarnos con fotos y videos en un conjunto de webs y aplicaciones asociadas a Google (como por ejemplo Youtube).

Hoy vamos a centrarnos en la red de Search, y más precisamente en la optimización de campañas. Como pantallazo básico, en todas las campañas que iniciemos en Search debemos crear grupos de anuncios específicos. Cada grupo de anuncios tendrá sus anuncios y sus palabras clave. Estas últimas son las palabras que yo quiero que activen mis anuncios: si cuando un usuario realiza una búsqueda en Google utiliza mi palabra, el anuncio se activará. Pero que nuestro anuncio se active no solo depende de este factor.

Una palabra clave, un buen anuncio, una programación horaria o una segmentación por ubicación apropiada son algunas de las variables que van a ayudarnos a reducir paulatinamente los costos, a la vez que vamos creando calidad y relevancia en nuestra campaña. Y estas dos palabras no son anecdóticas.

¿Cómo decide Google la posición de los anuncios?

Lo lógico sería pensar que el que más paga sale primero. En parte es así. Pero el factor clave que observan nuestros amigos de Google a la hora de posicionar los anuncios es, justamente, el nivel de calidad del anuncio. Este es un indicador que nos ponen a modo de puntaje basado en la relación que existe entre la palabra clave, el anuncio, y la página de destino.

Este indicador lo vemos en cada palabra clave e influye en si se activa o no en la búsqueda, en la posición del anuncio, y en cuánto vamos a pagar por ese click. Si el nivel de calidad es alto, significa que nuestra campaña va bien rumbeada: está bien estructurada, tiene anuncios relevantes y páginas de destino adecuadas.
¿Qué significa la relevancia? Bueno, es que lo que anunciamos resulte de interés para el usuario y que su experiencia en la página de destino sea buena. Y esto solo sucederá si el anuncio que mostramos es relevante a lo que el usuario está buscando. Google premia esa relevancia mostrándonos más seguido y haciéndonos pagar menos.

Uno de los KPI fundamentales a la hora de analizar el nivel de calidad y relevancia (y de nuestra campaña en general) es el CTR. El Click Through Rate es el porcentaje de veces que los usuarios hicieron click en nuestro anuncio teniendo en cuenta la cantidad de veces que se mostró. Por eso es una métrica esencial: si tenemos un CTR bajo significa que nuestro anuncio está teniendo muchas más impresiones que clicks, por lo que ese anuncio por alguna razón no está funcionando.

¿Y qué pasa si tenemos un nivel de calidad bajo?

A ojos de Google no estaremos haciendo las cosas bien: quizá nuestras palabras cave no son precisas a lo que queremos comunicar; o nuestros anuncios no son atractivos para los usuarios; o bien nuestra página de destino no es la más adecuada (factores como el tiempo de carga o que lo que se anuncie no se vea en ella nos juegan en contra). Ante estas situaciones los anuncios se mostrarán menos y además vamos a pagar mucho más por el click.

Cuando nos sentamos a medir resultados y optimizar, lo primero que debemos analizar es cómo podemos hacer para subir el nivel de calidad de nuestras palabras clave; controlar lo que estamos pagando por cada click y ver si los anuncios son realmente atractivos para los usuarios. Por último podemos revisar la configuración de nuestra campaña y asegurarnos de que estamos llegando a los dispositivos que queremos, a las ubicaciones que nos son útiles, y en los horarios que mejor nos rinden.

Optimizar campañas digitales es encontrar la fórmula mediante la cual, analizando los datos de medición que nos va mostrando Google, minimizamos los costos y maximizamos el rendimiento de nuestra campaña.

Como conclusión, para tener éxito en una campaña digital es imprescindible la optimización constante de las campañas, ya que es la única manera de ir acompañando y mutando nuestra estrategia de acuerdo a los resultados que va teniendo.