VENTAJAS DE LA PUBLICIDAD DIGITAL

Ante la presencia de un nuevo paradigma que da lugar a un evidente cambio en los hábitos y comportamientos de los públicos, las marcas ven cada vez más difícil la posibilidad de generar un vínculo con ellos, y toman decisiones erradas a través de la publicidad tradicional.

Lograr una conexión con los públicos siempre se presenta como un desafío para las empresas, y más en estas últimas décadas, que con la aparición de internet nos encontramos ante un cambio de paradigma inevitable, donde la publicidad tradicional ya no es (tan) bien recibida como lo era hace muchos años atrás.

Hoy en día nos enfrentamos a un mundo donde la mayoría de las personas googlea sus dudas antes de consultarlas con un amigo, mira su serie favorita en Netflix para evitar las publicidades y el contacto con otras personas en el cine, chatea con sus seres queridos por Whatsapp en lugar de levantar el teléfono y escuchar su voz, o agiliza el tiempo de espera mirando su feed de Instagram.

Frente a esta realidad, las marcas deben buscar nuevas alternativas que permitan introducirse en la cotidianidad de sus públicos y no quedar fuera de su día a día, no como una molestia, sino más bien como una solución, como un contenido amigable que invite al usuario a interactuar con la marca y no a despreciarla.

Para lograr todos esos objetivos, le damos la bienvenida a la publicidad en el mundo digital.

Una de sus principales ventajas con respecto a la publicidad tradicional, es el bajo costo con el que podemos crear un anuncio y publicitarlo. Crear un spot para televisión, por ejemplo, puede llevar semanas o meses, y también requiere de un presupuesto que no muchas empresas pueden sostener.

Además, en internet se puede publicitar a través de múltiples formatos (audio, video, foto, texto) que los medios tradicionales no pueden soportar. Esto facilita la adecuación de cada mensaje a la marca que se pretende publicitar (no es lo mismo publicitar una marca de ropa que una empresa de fletes, por lo tanto, tampoco será igual el mensaje que se construya).

También debemos tener en cuenta la facilidad para segmentar en el mundo digital. Si realizáramos una campaña en vía pública, no podríamos tener un control exclusivo del target que va a ver nuestro anuncio, más allá de una clásica segmentación por barrios. Internet nos ofrece la posibilidad de una segmentación psicográfica, donde se distinguen hábitos, pensamientos, ideas, costumbres y tendencias del consumidor. Hasta podríamos saber qué conducta tiene dicho consumidor con respecto a ciertas marcas o productos.

Una de las más importantes, que genera una brecha aún mayor con los canales tradicionales, es que el mundo digital permite a los usuarios interactuar con las marcas. Se puede obtener una reacción inmediata del público, y en base a eso conocerlos aún más para poder brindar una mejor experiencia a futuro. Es fundamental que, si la marca ofrece canales bidireccionales para generar contacto con su público, que los mantenga actualizados y responda a dichas interacciones.

La medición de resultados, por su parte, es otro de los puntos fuertes que tiene la publicidad digital. Cuenta con herramientas y variables que nos permiten obtener una medición estricta e inmediata. Esto sirve principalmente para obtener un mejor beneficio con respecto a lo que se ha invertido en la campaña (ROI).

A raíz de estas ventajas, hay algo que podemos afirmar: si una marca quiere sostener su presencia en la mente de los consumidores y fortalecer su relación con ellos, debe familiarizarse con el mundo digital.