CÓMO ELEGIR LA TIPOGRAFÍA ADECUADA PARA TU NEGOCIO

Cuando decides crear un logo para tu negocio, tienes que tomar muchas decisiones. Tu logo es la cara de tu empresa, por lo que necesitas pensar con claridad acerca de cada detalle. Un aspecto esencial es la tipografía.

Se denomina tipografía a la tarea u oficio e industria que se ocupa de la elección y el uso de tipos (letras diseñadas con unidad de estilo) para desarrollar una impresión, la cual hace referencia a las letras, números y símbolos pertenecientes a un contenido impreso, ya sea en un soporte físico o digital.

Es importante tener presente qué se quiere comunicar, porque eso es lo que va a definir qué tipo es el más representativo para la intención buscada.

Para empezar, podemos hacer un repaso de algunos tipos de letras y lo que pueden transmitir:

  • Fuentes serif: son las tipografías más tradicionales como por ejemplo la Times New Roman, la Bodoni o la Garamond. En general, representan aspectos como la tranquilidad, seriedad o firmeza. Un ejemplo de logo con esta tipografía es WordPress.
  • Fuentes sans serif: se caracterizan por no tener remates en sus extremos, por lo que también se llaman fuentes de palo seco. Pueden representar la modernidad, la sobriedad o la seguridad. Ejemplos de este tipo de fuentes son la Helvética, la Arial o la Verdana y en negocios: Facebook.
  • Fuentes slab serif: son aquellas que tienen una base en la tipografía como las serif, pero su base es un tipo de bloque. Algunos ejemplos son la Rockwell o Blackoack y lo podemos ver en el logo de Sony. 
  • Fuentes caligráficas o script: Tienen aspecto de cursiva o de fuentes manuscritas. Suelen representar la elegancia y tienen un toque humano como en el logo de Johnson&Johnson.
  • Fuentes display: Utilizadas normalmente en grandes carteles, las fuentes display o de exhibición suelen otorgar mayor personalidad. Son gruesas, de mucho impacto visual, y algunas de las más conocidas han sido creadas por la industria del arte y la tecnología. El ejemplo más conocido es el logo de Disney. 

Para la elección de la tipografía de tu negocio se deben tener en cuenta varios aspectos:

  1. A menos que encajen bien con tu proyecto, la elección siempre va a ser la correcta con fuentes más clásicas y atemporales. Deberá estar por encima de modas pasajeras y soportar el paso del tiempo sin perder la efectividad.
  2. Buscar una tipografía legible. Si el logotipo no es fácil de leer, puede perjudicar a tu negocio. Cuando las fuentes tienen mucha decoración, no es fácil adaptarla a ciertos soportes.
  3. Tener en cuenta el espaciado entre caracteres. Una tipografía con muy poco espacio influiría negativamente en esa legibilidad de la que venía hablando.

Ahora que conocés las diferentes categorías de fuentes y los puntos más importantes a tener en cuenta, hay que pensar también en tu público objetivo y el espíritu de tu empresa en tu decisión, para encontrar la fuente que mejor se adapte a tu negocio.

La fuente que elijas debe representar tu negocio. Debe encajar perfectamente en la identidad de tu marca. La fuente debe ser coherente con tu tipo de negocio y los valores que deseas transmitir.

¿Ya decidiste cuál es la mejor tipografía para lograr la efectividad en la imágen de tu negocio?