CLAVES PARA CREAR UN PERFIL DE LINKEDIN

Hasta el auge de la era de las redes sociales, el cv era la herramienta fundamental para darse a conocer a las empresas en donde uno quería trabajar. El crecimiento de las redes sociales ha provocado un cambio en el paradigma de buscar empleo: grupos de Facebook, posteos de Twitter, y publicaciones en Instagram que permiten encontrar fácilmente empresas que nos están buscando.

Existe también una red especializada en el área profesional: LinkedIn.

LinkedIn es la mayor red profesional del mundo y cuenta con más de 150 millones de usuarios en más de 200 países. Es, en pocas palabras, una herramienta destinada a encontrar y crear relaciones entre empleados y empleadores.

LinkedIn no solo está pensado para aquellos que se encuentran sin trabajo, sino que también para personas buscando nuevo empleo, servicios y recomendaciones. Bajo la premisa de “deja de buscar trabajo: empieza a conocer gente”, esta red incita a la idea de que la forma mas eficaz de buscar empleo es de manera indirecta a través de otros usuarios.

Hoy vamos a centrarnos en cómo crear un buen perfil y qué cosas podemos hacer como usuarios para mostrarnos mejor ante nuestra red y ante los empleadores que nos están buscando.

El mecanismo para participar de LinkedIn es muy simple: uno se crea su perfil; actualiza sus datos personales; su experiencia profesional; sube una foto y comienza a conectar con personas afines (o no) a su ámbito y rama laboral.

Al igual que Facebook, posee un feed donde los usuarios van compartiendo y comentando publicaciones relacionadas a búsquedas y asuntos profesionales; posee una herramienta de mensajes privados por el cual nos podemos contactar con otros usuarios, y por último nos posibilita un buscador propio de empleos.

Para comenzar, debemos tener un perfil completo, actualizado y siempre optimizado. El primer punto importante es el de la foto. Debemos tener una foto profesional y acorde a los contactos a los que queremos llegar. Resulta obvio que una foto nuestra en la playa, o en una fiesta, por ejemplo, no serán las mejores opciones para nuestro perfil. El titular profesional también es importante que sea claro y conciso, ya que es lo primero que se ve de nosotros. En el debemos detallar qué cargo ocupamos hoy (en caso de estar trabajando) o bien en qué somos profesionales.

En segundo lugar, debemos completar a conciencia los apartados de aptitudes y experiencias, ya que nuestros contactos podrán validarnos y darnos mayor credibilidad. No debemos olvidar nunca que LinkedIn es una forma de mostrar como somos hoy y qué podemos llegar a dar en el futuro: a diferencia del CV que se basa más en nuestro pasado profesional, LinkedIn sirve para vendernos a partir de lo atractivo que resultemos para nuestros contactos y la confianza que en ellos generemos. No nos va a servir copiar y pegar nuestro CV en el perfil, debemos adecuarlo minuciosamente hacia la audiencia a la que queramos llegar, centrándonos más en quienes somos, que podemos ofrecer y hacia donde queremos ir que en donde estuvimos anteriormente.

Por otro lado, es importante tener participación activa diaria. Existen muchos grupos de interés a los que podemos unirnos, en los cuales se generan foros de discusión o bien se publican ofertas laborales. Podemos recomendar artículos publicados o bien publicar material nosotros. También es recomendable seguir empresas que nos interesen, ya que muchas postulan sus búsquedas solo por LinkedIn.

Una ventaja que nos da esta red es que muchos selectores de Recursos Humanos (o contactos que trabajen en alguna empresa) postulan directamente el puesto que están buscando y dejan un mail o teléfono de contacto, además de la posibilidad de mandarle un mensaje privado, lo que permite que la búsqueda sea más directa y sin intermediarios.

Como vemos, estar presentes en LinkedIn de manera correcta nos da muchas posibilidades de agrandar nuestra red de contactos profesionales y de conseguir empleo o bien servicios de personas que necesitemos. No estar activo en esta red supone renunciar a muchas oportunidades profesionales.